Suche
 "¡A detener la violencia contra las mujeres!" Los niños y los jóvenes de Barranquita colgaron en todas las paredes de su escuela carteles pintados por ellos mismos. (Fuente: Jürgen Schübelin)

Juntos en contra de la „trata“ de niños en Perú!

A nivel mundial, 12 millones de personas fueron víctimas de la llamada “trata” o tráfico de personas durante el año 2016, una forma de secuestro destinado a explotarlas en el comercio sexual. La mayoría eran menores de edad. En Perú, el socio de Kindernothilfe, Paz y Esperanza, lucha contra el crimen organizado.

Texto y Fotos: Jürgen Schübelin, Director del Departamento Latinoamérica y El Caribe

La invitación fue simplemente irresistible: participar directamente en un estudio de televisión, ir al programa “Cuéntamelo todo” con grandes estrellas de televisión. ¡Presenciar una muestra del espectáculo y además viajar a Lima, a la capital! Durante semanas, su amigo le había reiterado lo genial que sería si ella viniera con él. Eso sí que no deberían contarle a nadie sobre el plan, sobre todo no en casa, porque entonces todos se pondrían envidiosos. Al final fue fácil: él la estaba esperando frente a la escuela en Moyobamba. En la estación de autobuses, abordaron el autobús interurbano. Pero nunca llegaron a Lima. La niña tenía doce años en ese momento, su presunto amigo, el hombre que la secuestró, 24.

Zaida Márquez se muestra francamente contrariada mientras relata esta historia. La estudiante de Lamas, de 14 años, es representante de la clase y activista en la prevención de la “trata”. Una y otra vez ha vivenciado historias de niños desaparecidos en su entorno y la catástrofe que significó para las familias: Zaida dice, "La policía a menudo no toma en serio los consejos y advertencias de los niños, o reacciona sólo cuando es demasiado tarde. El tráfico de niños o “trata“ es invisibilizado y minimizado!" El término “trata” en español significa tráfico de seres humanos, secuestro de personas, a menudo utilizando la violencia con el objetivo de abusar sexualmente de ellos con fines comerciales. En promedio, la mayoría de las víctimas tienen entre doce y 17 años.

La "trata" de niños es como un cáncer en proliferación

Karol Vela, responsable de proyectos de la oficina regional de Kindernothilfe en el noreste de Perú, del socio Paz y Esperanza en Moyobamba, concuerda con Zaida en que la "trata" es como un cáncer en proliferación que ha afectado la provincia de Alto Amazonas y las regiones de San Martín y Loreto. "Incluso las cifras oficiales de la Fiscalía General de Perú y del Ministerio del Interior en Lima corroboran este hallazgo: si bien se reportaron 3.130 casos de secuestro y tráfico a las autoridades entre 2009 y 2015, este número aumentó a más de 1.000 en 2016 e incluso a 1.433 en el último año. Pero todos los expertos señalan que estas cifras oficiales sólo dan una idea de la punta del iceberg. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC), con sede en Viena, calculó en 2016 que más de 12 millones de personas en todo el mundo han sido víctimas de “trata” y estima que los beneficios anuales de los traficantes alcanzan los 28.000 millones de euros.

La región de Alto Amazonas en el noreste de Perú es un epicentro del tráfico con fines de explotación sexual. (Fuente: Jürgen Schübelin)
La región de Alto Amazonas en el noreste de Perú es un epicentro del tráfico con fines de explotación sexual.

¿Por qué el impresionante paisaje de montañas densamente boscosas en la vertiente oriental de los Andes, donde los ríos Marañón, Huallaga y Ucayali crean el río Amazonas, se convierte en una especie de epicentro del problema de la “trata” en Perú. Para Karol Vela tiene que ver con la geografía y con la política: "esta es una región de tránsito. Aquí todas las rutas de carreteras importantes conducen a las tierras bajas del Amazonas y a Brasil. Y desde aquí se va hacia el oeste a los grandes centros urbanos de Perú, Lima o Chiclayo. Históricamente, la presencia de la policía y el poder judicial siempre ha sido muy escasa, porque la región simplemente no juega un papel importante en términos económicos".

Bilder Artikel ZKNH4/2018
También en la escuela Virgen de Guadalupe en Tarapoto hay un grupo de estudiantes comprometidos en advertir del peligro de la “trata” a todos los niños y jóvenes en el distrito.

Contacto vía smartphone y redes sociales

Estos aparatos proveen las condiciones ideales para estructuras criminales, traficantes y sus cómplices. Pero además hay cuatro factores más que son fatales en esta combinación: la pobreza crónica en Alto Amazonas, la alta proporción de indígenas, un bajo nivel de educación en comparación con otras partes del país y la falta de perspectivas de futuro para los jóvenes. Zaida, la activista anti-trata de 14 años, explica a continuación con mucha precisión lo que sucede: "Los tipos que se acercan a las niñas miran muy bien primero. Eligen a chicas que sienten la necesidad de estar en el centro de atención, soñando con asistir a programas infantiles en la televisión o presentando productos en Internet, quieren ser personas influyentes famosas. “Recientemente, alguien incluso le prometió a una niña que la ayudaría a trabajar como azafata en un avión".

Estas promesas son como un veneno que se arrastra. Muchas cosas están sucediendo ahora a través de teléfonos inteligentes y en las redes sociales: YouTube, Instagram, Snapchat, Facebook, Twitter, WhatsApp y otros servicios de mensajería se utilizan intensamente en Alto Amazonas. Facilitan a los delincuentes el contacto con niños y adolescentes, su manipulación psicológica y su presión. El uso de técnicas como sexting (fomentando la fotografía autoerótica y el envío de tomas) o el grooming (los adultos se infiltran en las páginas de redes sociales y con perfiles falsos se ganan la confianza de niños y adolescentes) se portan dóciles y empáticos y así se acercan y se mueven en la dirección del secuestro. "Una vez que un niño ha subido a un autobús o camioneta con un extraño", dice Karol Vela, "tenemos pocas posibilidades de evitar la catástrofe". Los autobuses interurbanos rara vez son controlados, y menos los vehículos privados.”

En el caso de la niña que desapareció frente a su escuela en Moyobamba, supuestamente para viajar a un programa de televisión, fueron sus familiares los que descubrieron a la niña después de meses en Jaén, a 350 kilómetros de distancia. Su secuestrador la había llevado a un burdel frecuentado por camioneros. Debido a que la familia traumatizada no presentó una denuncia penal, el delito se mantuvo sin consecuencias legales.

Un juego con un fondo muy amargo: la compañía de teatro de la escuela de Barranquita muestra lo brutal que es el secuestro y la “trata”. (Fuente: Jürgen Schübelin)
Un juego con un fondo muy amargo: la compañía de teatro de la escuela de Barranquita muestra lo brutal que es el secuestro y la “trata”.

Juegos para educar sobre la "trata"

Dada la naturaleza dramática del problema, el equipo regional de Paz y Esperanza ha elegido una estrategia dual consistente. Su primer componente es un trabajo de prevención integral que abarca 30 escuelas en la región entre Tarapoto y Moyobamba, que involucra a niños y adolescentes, más de 200 maestros y numerosos padres. "Al principio había mucha ignorancia, pero también inhibiciones para hablar sobre problemas en las familias", admite Eugenio Silva, director de la escuela primaria y secundaria de Barranquita: "Pero estos mismos problemas entre adultos y niños, la falta de confianza o incluso la experiencia de violencia familiar son los puntos de ruptura que utilizan los delincuentes para reunir a los niños. "Pero los maestros también tenían que aprender a mirar y reaccionar con más cuidado por ejemplo, cuando se dan cuenta que los niños repentinamente tienen más dinero de lo normal, o un teléfono inteligente nuevo y costoso, aunque la familia en general no está en condiciones económicas para comprarlo.

Sin embargo, la contribución más importante a la prevención en Alto Amazonas la realizan los propios niños y jóvenes: Activistas como Zaida, que ya ha visitado muchas otras escuelas para hablar sobre sus experiencias y observaciones sobre “trata”, o los más de 20 grupos de teatro escolar que escriben y ensayan piezas sobre “trata” durante todo el año escolar. En Barranquita juegan en el campo de deportes de la escuela, frente a todos los compañeros de clase, la historia de una madre soltera que acepta confiar sus dos hijas a una prima muy elegante y elocuente de Lima, que finge necesitar urgentemente a dos empleados para un distinguido restaurante. La historia en la obra no va bien: la prima vende a las dos niñas en un burdel, donde las maltratan brutalmente. Y al final, los secuestradores matan después que intenta escapar uno de los dos niños. Las niñas y los niños representan todo de manera tan impresionante que al final todos los espectadores, niños y adultos, tienen lágrimas en los ojos.

Plakat gegen Missbrauch. (Quelle: Jürgen Schübelin)

Un cartel diseñado por ellos mismos contra el abuso.

Una red contra la “trata”

El segundo componente de este conflicto y el compromiso arduo contra la “trata” tiene que ver con los actores estatales que actúan en las negociaciones. Durante seis años, el equipo de Paz-y-Esperanza ha estado luchando para reunir a los líderes de las diversas agencias e instituciones en una mesa. En 2013, el gobierno regional emitió un decreto para establecer una red regional contra la “trata” en Alto Amazonas. Las disputas competitivas y, probablemente, también la falta de confianza entre las personas involucradas impidieron que la iniciativa tuviera éxito. Solo con el segundo intento, la Red Regional 2015 contra la “trata” finalmente llegó a prosperar: ahora hay reuniones regulares entre los distintos departamentos de policía, el fiscal, los consejos escolares, la administración regional, los hospitales y las organizaciones de la sociedad civil como Paz y Esperanza. La red ha creado tres subcomisiones: prevención, enjuiciamiento de los criminales perpetradores y asistencia médica y psicológica a las víctimas y sus familias.

Karol Vela admite: "El tema finalmente ha llegado a la región. Los responsables han despertado. "Los perpetradores también sienten esto: a diferencia de años anteriores, ahora hay 37 casos criminales en curso en el área de San Martín contra personas que han secuestrado y explotado sexualmente a niños y adolescentes. En al menos 42 casos se iniciaron investigaciones. Algunos de los niños se han visto obligados a participar en un programa de protección de testigos con sus familias para iniciar procedimientos contra individuos clave en las estructuras del crimen organizado, pero todavía hay casos en los que los secuestradores se salen con la suya quedando libres de castigo.  

Por esto, el equipo de Paz-y-Esperanza está convencido de que existe una necesidad urgente de que haya aún más presión internacional sobre el gobierno central peruano en Lima para lograr más avance. El próximo hito es abordar el sufrimiento de las víctimas de trata en la región amazónica en el próximo Examen Periódico Universal del Perú ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. "Lo que necesitamos", dice Karol Vela, "no son más promesas, sino la implementación consistente de los acuerdos y los planes de acción adoptados". Zaida sólo quiere una cosa: "Todos los niños, niñas y adolescentes deben ser conscientes de los peligros y riesgos que implica para ellos, ¡y cuidarse mutuamente mucho más!"

Otros enlaces a la labor del socio del proyecto Kindernothilfe, Paz y Esperanza:
http://www.pazyesperanza.org/pe/lo-que-sucede
http://www.pazyesperanza.org/pe/como-trabajamos/pir