Suche
Pikpa (Fuente: Lesvos Solidarity)

Lesbos: seguridad y dignidad para los refugiados

Nunca en la historia tantas personas han huído de sus países como en 2020: ¡Más de 80 millones! Las Naciones Unidas estiman que los niños constituyen casi la mitad de estos desplazados, perseguidos y refugiados de las guerras y los efectos del cambio climático. Casi el 70 por ciento, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el año pasado provenía de cinco países: Siria, Venezuela, Afganistán, el Sur de Sudán y Myanmar. Recientemente, esta “lista de vergüenza” creció con Etiopía a fines de 2020.

El Covid-19 empeoró aún más la situación de los refugiados y provocó un aumento dramático en las cifras: En comparación con 2019, diez millones de personas, ¡Casi 15 por ciento! Desde los países en los que se compromete Kindernothilfe, nuestros socios nos informan que la pandemia es sobre todo una catástrofe para los más pobres: Y las personas que huyen, sin estructuras de protección basadas en la solidaridad, como familias o comunidades de todo tipo, siempre han estado entre las más vulnerables. Uno de nuestros socios tuvo que experimentar por sí mismo la brutalidad despiadada y cínica con que las instituciones estatales tratan a quienes buscan protección.

Texto: Jürgen Schübelin

Mural sobre el traslado forzoso de los refugiados de Pikpa a Kara Tepe (Fuente: Yorgos Konstantinou)

Mural sobre el traslado forzoso de los refugiados de Pikpa a Kara Tepe (Fuente: Yorgos Konstantinou)

Se trata de la historia de personas del proyecto Pikpa: Nadie estaba preparado para la brutal operación que tuvo lugar el 30 de octubre de 2020: Fuerzas especiales de la policía griega con máscaras negras irrumpieron en la madrugada de este viernes en el centro de protección, que también cuenta con el apoyo de Kindernothilfe en Mytilini, en la isla egea de Lesbos. Como informó nuestro socio Lesvos Solidarity, una parte de las fuerzas especiales de la policía acordonó el área en el borde de la capital de la isla. De esta forma, colaboradores, empleados, psicólogos, abogados y personal médico quedaron sin poder acceder al campamento de refugiados. Mientras tanto, otros uniformados sacaron a los residentes de las pequeñas habitaciones y alojamientos del campamento. Despiadadamente, forzaron a las personas en schock y completamente asustadas a subir a autobuses. Una persona sufrió un colapso por estrés durante el operativo policial y tuvo que ser trasladada al hospital.

Pikpa: un hogar temporal digno y humano

Desde 2012, el campamento Pikpa, atendido principalmente por voluntarios de todo el mundo, ha ofrecido a más de 30.000 refugiados particularmente vulnerables un hogar temporal digno y humano. Casi todos habían estado anteriormente en Moria, el precario campamento que se incendió en septiembre de 2020, y habían sido "transferidos" por las autoridades y la administración del campamento a Lesvos Solidarity: Madres con niños pequeños, mujeres embarazadas, personas con necesidades especiales, personas gravemente traumatizadas y víctimas de tortura. Todos encontraron dedicación, seguridad y apoyo en Pikpa. Hasta este viernes negro. El detonante de la acción policial fue una orden de desalojo de Notis Mitarakis, el ministro griego de Migración y Asilo. Sus argumentos: era administrativamente más fácil cuidar a los refugiados en campos grandes que en varios campos más pequeños.

Efi Latsoudi abraza a un niño en el proyecto de acogida de refugiados Pikpa (Fuente: Lesvos Solidarity)

Efi Latsoudi abraza a un niño en el proyecto de acogida de refugiados Pikpa (Fuente: Lesvos Solidarity)

"Eso es completamente inaceptable y absurdo", responde la fundadora de Lesvos Solidarity, Efi Latsoudi: "Un lugar de refugio como Pikpa es violentamente evacuado por la fuerza, mientras el gobierno griego y los otros estados europeos están instalando un gran campo Moria # 2 con sus inhumanas y catastrofales condiciones de vida".

Varias organizaciones locales de la sociedad civil sospechan, que el gobierno griego con su operación de policía aparentemente logró sentar precedentes. El objetivo era evitar cualquier intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo (CEDH). Allí, los abogados de varios niños habían presentado demandas contra un posible desalojo.

Inicialmente, la policía llevó a las personas del centro de protección al antiguo campamento de Kara Tepe, que no debe confundirse con el gran campamento del mismo nombre que las autoridades griegas levantaron después del incendio en Moria. Sin embargo, el antiguo Kara-Tepe también está amenazado con el desalojo en estas semanas. Desde hace más de tres meses, domina el pánico entre los niños y adultos de terminar finalmente en el nuevo gran campamento con sus catastrofales condiciones de vida.

Efi Latsoudi en el proyecto de acogida de refugiados Pikpa (Fuente: Louisa Gouliamaki/AFP via Getty Images)

Efi Latsoudi en el proyecto de acogida de refugiados Pikpa (Fuente: Louisa Gouliamaki/AFP via Getty Images)

E equipo de Lesvos Solidarity con Efi Latsoudi ha recibido un amplio apoyo y premios internacionales por su trabajo comprometido y creativo con los refugiados ya durante muchos años. El más importante de ellos fue la concesión del Premio Fridjof Nansen por su compromiso con los refugiados, fundado en 1954 por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En las dramáticas semanas previas al 30 de octubre, al ministro Notis Mitarakis le llegaron peticiones y apelaciones de todo el mundo debido a su amenaza de desalojar Pikpa. También apelaron las y los obispos de las iglesias regionales protestantes de Kurhessen-Waldeck, Westfalia, Hessen y Nassau, así como la Iglesia Evangélica de Renania. En mensajes urgentes a Mitarakis, a sus colegas de gabinete, al ministro griego de Trabajo y Asuntos Sociales, a Yiannis Vroutsis, así como al ministro federal del Interior, Horst Seehofer (CSU), exigieron que se evitara el desalojo. ¡Todo en vano!

Ute Gniewoß (Fuente: privado)
Ute Gniewoß (Fuente: privado)

"¡Una muestra de pobreza para la Unión Europea!"

"¡Qué muestra de pobreza para la Unión Europea, y qué mensaje!", Dice Ute Gniewoß sobre las acciones del gobierno griego. Ella es pastora de la Iglesia Evangélica de Berlin–Brandenburg–schlesische Oberlausitz y una de las voluntarias internacionales en el desalojado centro de protección Pikpa. Desde 2014, ha estado viajando regularmente al mar Egeo durante sus vacaciones anuales, donde participa en el equipo de Lesbos Solidarity que trabaja con refugiados. Fue a través de la pastora Gniewoß que surgió el contacto de Kindernothilfe con el socio griego Lesvos Solidarity. "Ocho años de trabajo hospitalario, para muchos hasta el límite de sus fuerzas, destruido en un par de horas", nos escribió el 30 de octubre horrorizada: “Ya no vale, no cuenta ¡Pero todavía vale! ¡Todavía cuenta! "

Carsten Montag, director de programas y proyectos de Kindernothilfe, agregó: "Cualquiera que ponga en marcha unidades de fuerzas especiales de la policía antimotines contra niños y mujeres muestra su posición: ciertamente no del lado de la democracia y los Derechos Humanos”.

Lo que las autoridades griegas, financiadas con fondos de la Unión Europea, están "ofreciendo" a los refugiados, la gran mayoría de ellos de Siria y Afganistán, y que habían llegado desde la costa turca en botes de goma a una de las islas del Egeo en los últimos años, es alojamiento en los denominados Centros de Recepción e Identificación. El más famoso por su precariedad es el campamento improvisado de tiendas de campaña Kara Tepe (Cerro Negro) en las afueras de Mytilene, en un antiguo campo de tiro del ejército, junto al mar. Incluso cuatro meses después de su apertura, las condiciones para los 7.500 solicitantes de asilo siguen siendo catastrofales e inhumanas. pernoctando en un frío glacial en tiendas de verano, en el barro y la tierra, escasos baños químicos, condiciones higiénicas insoportables, comida insuficiente.

 Kara Tepe (Fuente: picture alliance/AP | Panagiotis Balaskas)
Kara Tepe (Fuente: picture alliance/AP | Panagiotis Balaskas)

Johannes Pucher y Michael Völker, dos periodistas austriacos, describen a Kara Tepe en un reportaje navideño para el Standard de Viena con las siguientes palabras: Una “monstruosidad, un monumento al fracaso de la Unión Europea, un refugio de la inhumanidad. Una situación que la Unión Europea y sus estados miembros aparentemente aceptan conscientemente para mostrar a los refugiados que esto es lo que les espera cuando se dirijan a Europa ... "

Los pocos trabajadores médicos de organizaciones humanitarias a los que las autoridades griegas todavía permiten la entrada al campo enrejado, describen lo que causan estas deplorables condiciones en los niños: Estrés constante, muchos ataques de pánico recurrentes, pesadillas y depresión severa, sin mencionar los constantes resfriados, bronquitis, infecciones gastrointestinales y enfermedades de la piel como resultado de las inhumanas condiciones higiénicas. Además del riesgo extremadamente alto de contraer Covid-19.

Una carta abierta al Gobierno Federal

En las semanas previas a la Navidad, tres de las organizaciones griegas socias de Kindernothilfe Zeuxis, The Smile of a Child y Lesvos Solidarity nos llaman a enviar una señal clara: el 10 de diciembre, Katrin Weidemann, directora ejecutiva de Kindernothilfe, escribió una carta abierta a la canciller federal Angela Merkel, al ministro del Interior Horst Seehofer y al ministro de Relaciones Exteriores Heiko Maas, expresando tres demandas:

  • La primera demanda es que se alojamiento inmediato en casas permanentes, a todas las personas que ahora están en Kara Tepe, madres jóvenes y sus hijos que estaban en el campamento Pikpa evacuado por la fuerza. ¡por fin suficiente comida para bebés, artículos de higiene y atención médica!
  • La segunda demanda es que aquellos que necesiten protección especial, y que eran del desalojado campamento Pikpa sean evacuados de las islas griegas inmediatamente. Katrin Weidemann: “En Alemania, los estados federales y cientos de municipios han acordado aceptar refugiados voluntariamente. Estos esfuerzos humanitarios no deben bloquearse más, deben apoyarse y ampliarse. ¡La referencia a una solución europea no debe impedir que Alemania cumpla con sus responsabilidades! "
  • En la tercera demanda, Kindernothilfe demanda fundamentalmente un diseño humano del sistema de asilo europeo. En su carta al gobierno federal, Weidemann formula: “El nuevo pacto de la UE sobre migración y asilo se basa en campos cerrados, posiblemente con condiciones de detención. El intento de detener a quienes buscan protección en las fronteras exteriores y enviarlos de regreso directamente a estados autoritarios como Turquía, aunque no hay una protección eficaz allí, ha fallado. ¡El Gobierno Federal debe trabajar por desarrollar procedimientos humanos y constitucionales! "

A la carta le siguieron una acción de postales y una campaña online con el hashtag # SicherheitUndWürde (SeguridadYDignidad).

Una Acción de postales (twenty20, Aleks van Sputto)
Acción de postales (Fuente: twenty20, Aleks van Sputto)

Corona está desplazando todo a un segundo plano

Unos días antes de Navidad, 246 miembros del Parlamento Alemán de cinco fracciones, incluidos políticos de la CDU y del SPD, que también apelaron en una carta al ministro del Interior, Seehofer, para que aceptara la admisión de refugiados particularmente vulnerables de los campos griegos, dieron una señal, demandaron acelerar y, en cooperación con la alianza "Seebrücke", acoger en Alemania a un número significativamente mayor de personas que buscan protección: “Vemos el deber del Gobierno Federal” de dar una respuesta afirmativa a los más de 200 municipios y estados federales individuales que han declarado su voluntad de “acoger y promover un camino constructivo”.

Sin embargo, la miseria de los refugiados queda a la sombra de las noticias dominantes sobre la pandemia de la corona, y no es un problema político particularmente importante. La evacuación de incluso los niños enfermos y sus familias de Kara Tepe y otros campamentos no avanzó durante el invierno. Y el equipo de Lesvos Solidarity se vio obligado a desarrollar una variedad de nuevas estrategias para mantenerse en contacto con todos los niños y madres del desalojado campamento Pikpa, brindarles más apoyo psicológico y médico y ofrecerles asistencia legal. 

producción de artesanías hechas de antiguos chalecos salvavidas (Fuente: Lesvos Solidarity)
Producción de artesanías hechas de antiguos chalecos salvavidas (Fuente: Lesvos Solidarity)

Con reuniones grupales virtuales durante la fase de confinamiento y formación en línea, el equipo trata de ayudar a los deportados de Pikpa a reflexionar y trabajar lo que han experimentado. A este enfoque también pertenece la producción de artesanías hechas de antiguos chalecos salvavidas con su propia marca: ¡Pasaje seguro! Lesvos Solidarity escribió en su último mensaje a Duisburg: “¡Le agradecemos por estar junto a nosotros y a todas las personas a las que apoyamos durante este año extremadamente difícil! ¡La solidaridad ganará al final! " 

Status: febrero de 2021