Suche
(Fuente: Ralf Krämer)

Derechos del Niño en el mundo:
XXI Premio Kinderothilfe a los medios de comunicación

(Berlín, 08.11.2019) En la víspera del trigésimo aniversario de la apertura del Muro entre Berlín Oriental y Occidental, se otorgaron los Premios a los Medios de Comunicación de este año, "Derechos del niño en el mundo" en cuatro categorías, evento celebrado en la capital alemana, en el Centro de Congresos AXICA cerca de la puerta de Brandenburgo. Por 21ª vez, Kindernothilfe honró a los periodistas cuyas contribuciones sobresalientes se ocupan de los Derechos del Niño y llaman la atención sobre violaciones de DDHH. En su discurso de bienvenida, el canciller alemán, Heiko Maas, enfatizó: "La forma en que tratamos a los niños no es sólo una cuestión de carácter. Es la cuestión central del futuro de cada sociedad ". Entre los invitados al escenario este año también estuvo la trabajadora infantil y activista por los Derechos del Niño Wendy Sontay, de 13 años, de Guatemala.

Los trabajos ganadores recogieron una variedad de temas que van desde el tráfico de niños en Europa, la vida cotidiana de los refugiados Rohingya en Bangladesh, los niños soldados ugandeses que ahora están siendo juzgados, hasta los abusos graves en el sistema social alemán.

El periodista de televisión Michel Abdollahi moderó el evento al que sistieron 400 invitados. Estuvieron presentes personalidades conocidas como la patrocinadora de KNH Christina Rau, esposa del presidente federal Johannes Rau, quien murió en 2006, las actrices Natalia Wörner y Anja Kling, la presentadora Sabine Heinrich y los actores Simon Böer, Manou Lubowski y Dietrich Mattausch.

Durante su impresionante actuación acompañada de unos minutos de aplausos, Wendy Sontay, de 13 años, de Salcajá, cerca de Quetzaltenango, en el suroeste de Guatemala, habló sobre su vida diaria como trabajadora infantil, administrando un pequeño puesto de ventas los siete días de la semana de 7 a.m. a 1 p.m. para apoyar a su familia de esta manera. Cinco tardes a la semana, después de su trabajo, asiste a una de las cinco escuelas para niños trabajadores que dirige la organización asociada Kindernothilfe CEIPA.

Wendy, quien también pudo hablar con el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, antes de la ceremonia de premiación, pidió a los adultos que presten mucho más respeto y atención a los niños que trabajan, y que se comprometan con más decisión que antes para la protección y los derechos de los niños trabajadores.

Solo en América Latina, según cifras recientes de las Naciones Unidas, 10.5 millones de niños se ven obligados a trabajar para ayudarse a sí mismos y a sus familias. Según una investigación realizada por CEIPA, el número de niños trabajadores en el departamento de Quetzaltenango ha aumentado significativamente en los últimos años como resultado de la crisis económica en Guatemala y ahora ha aumentado a más de 10,000 niñas y niños. Wendy, quien durante varios años ha sido elegida consejera de niños en el Consejo de Niñez y Adolescencia de Salcajá, exigió en Berlín que los estados afectados hagan mucho más esfuerzo, para ofrecer una perspectiva alternativa, especialmente con sus pares de Quetzaltenango y Salcajá, que serían obligados a trabajar en canteras, en sitios de construcción, en curtiembres o teñidos, o para trabajar como cargadores en los mercados.

El año pasado, la activista por los derechos de los niños del Departamento de Quetzaltenango, junto con sus amigos, presentaron una demanda muy concreta: 1.000 becas, pagadas por el estado, para permitir que los niños que trabajan completen al menos la escuela secundaria. Wendy informó que nunca recibió una respuesta.

América Latina también estuvo presente este año en otra parte de la premiación de Kindernothilfe: el periodista radial Andreas Boueke, que vive en Guatemala, ha sido con su reportaje radial "La vida en la mano de Dios: violencia cotidiana en el camino a la escuela", transmitido por el "Saarländische Rundfunk", uno de los nominados para el 21º Premio. El jurado destacó el trabajo de Boueke como un reportaje particularmente profundo, "que entra por de bajo de la piel". Cada año en el mes de mayo periodistas, que trabajan para los medios en idioma alemán, pueden presentar sus trabajos, postulando a este premio.