Suche

¡Hablamos de personas! 

Katrin Weidemann, Presidenta del Directorio de Kindernothilfe

Pensar más allá de las fronteras y actuar con humanidad: orientados por este principio, estamos comprometidos con el derecho de cada niño a la vida y al desarrollo. En qué medida este derecho está actualmente amenazado, se muestra especialmente evidente en los niños que tienen que huir. Los debates políticos sobre huída, migración y asilo dan la impresión que los Derechos del Niño tienen fronteras, y aquellos que huyen pierden sus derechos. Estamos totalmente en desacuerdo con eso.

Dejar morir personas en el Mar Mediterráneo, a menudo comparar su vuelo mortal con un viaje de vacaciones y que los campos de refugiados se transformen en instalaciones permanentes, lugares de custodia, administración y de defensa, contradice a toda la humanidad. Casi parece que se hubieran borrado algunos siglos de progreso de la civilización: niños encerrados en campamentos, refugiados náufragos, estados que se quieren desentender y aislar y que actúan como si no hubiera una Convención de Ginebra sobre Refugiados ni una Convención Europea de Derechos Humanos.

Esto trae a la memoria imágenes aterradoras de hace 80 años. En julio de 1938, representantes de 32 estados negociaron sobre el futuro de 540.000 judíos, que se encontraban todavía en los territorios del "Tercer Reich" y de la Austria anexada. El régimen Nazi les había quitado su dinero y su fortuna, y ahora estaban buscando refugio y protección. Los representantes individuales de los estados, manifestaron que admitirían un mayor número de refugiados, pero lamentaban no poder hacer eso. Miles de hombres, mujeres y niños trataron de emigrar como pasajeros de barcos para escapar del régimen nazi. Para ellos comenzó una odisea sobre los océanos, en ninguna parte obtuvieron un permiso de aterrizaje. El miserable regateo sobre las cuotas de admisión en Evian terminó sin éxito. "¿No saben" dijo una observadora de la conferencia "que esos malditos números son seres humanos? "

Incluso hoy existen personas cuyo destino está en juego. Actualmente, la protección de niñas y niños en situaciones difíciles de la vida es una de las tareas más importantes que tenemos como Kindernothilfe y como conciudadanos del mundo. El derecho a la protección, cuidado, salud y educación: todos los niños de todo el mundo deberían poder percibirlo. teóricamente la comunidad mundial está de acuerdo, se muestra en los formantes de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es la hora de actuar. Para que los niños, especialmente aquellos que tuvieron que abandonar su patria, perciban sus derechos, se necesita la solidaridad de la comunidad internacional. Se necesita un fuerte compromiso con los niños y los Derechos Humanos para los refugiados. Se requiere un fuerte compromiso político por la democracia en los países de origen. Y se necesita una política de desarrollo que sirva para la lucha contra la pobreza y no para los intereses políticos locales.