Suche
Niños de las Filipinas están aprendiendo en la escuela (Fuente: Jakob Studnar)

Promovemos la educación

Alrededor de 57 millones de niñas y niños en todo el mundo siguen sin poder asistir a la escuela. Además de eso, hay muchos otros que, aunque asisten a la escuela, todavía aprenden muy poco sobre aspectos esenciales de la vida como la salud, la higiene, la nutrición y la resolución de conflictos. Cada uno de estos niños está en peligro de ser arrastrado a un círculo vicioso de desventajas sociales y pobreza humillante, con todos los problemas que esto conlleva. Para empeorar las cosas, no sólo los niños, sino también las familias enteras, las sociedades y los países están atrapados en este círculo vicioso. En este contexto, no es casual que Kindernothilfe haga de la educación el enfoque principal de su trabajo. Estamos comprometidos con salvaguardar el derecho de cada niño a la educación con nuestro proyecto de trabajo en el exterior y nuestro trabajo de abogacía en Alemania.

La educación es la clave en los proyectos de Kindernothilfe

Nos comprometemos en los países socios a proporcionar una educación básica integral y de alta calidad desarrollando programas de educación formal, informal y alternativa, que van desde la educación temprana hasta la educación primaria y  vocacional. Los proyectos y programas tienen como objetivo impulsar económica y socialmente a las familias para que puedan enviar a sus hijos a la escuela y reclamar su derecho a la educación. Los socios de Kindernothilfe también ofrecen a los niños en situaciones particularmente difíciles, proyectos educativos que se adaptan a sus necesidades específicas y mejoran efectivamente sus condiciones de vida. Esto incluye escuelas y programas que llevan a la escuela a los niños que no han asistido por mucho tiempo y los preparan para la instrucción en las escuelas estatales. Esto también implica capacitar a los maestros para que respeten los Derechos del Niño y adapten su instrucción a las situaciones de vida de los escolares. Nuestros programas de formación profesional también se adaptan a las circunstancias de los jóvenes y al mercado de trabajo local, y dan lugar a mejoras concretas en sus condiciones de vida.

Del mismo modo, creamos lo que se conoce como ofertas educativas informales que inicialmente se organizan de forma independiente y que deberían estar vinculadas al sistema educativo estatal en un momento posterior. La idea aquí es llegar a los niños que están completamente aislados del sistema educativo. A menudo son niños que sufren de pobreza extrema y están excluidos de la sociedad, como los niños de la calle y los niños que se ven obligados a trabajar. Las guerras, los conflictos y los desastres naturales también privan a muchos niños de educación. A raíz de los desastres, los programas de educación informal reemplazan a la educación formal por un período de tiempo limitado.

Un aspecto importante y a menudo descuidado es la educación y el desarrollo de la primera infancia. Los primeros años de vida de un niño son, desde el punto de vista psicológico, una fase decisiva porque constituyen la piedra angular de un mayor desarrollo. Los niños menores de cinco años son los individuos más vulnerables en una sociedad. Por lo tanto, Kindernothilfe se centra en el desarrollo de proyectos integrales para la educación de la primera infancia y la intervención temprana. Por ejemplo, los multiplicadores entrenados en Centroamérica muestran a las familias la mejor manera de fomentar, alimentar, cuidar y cuidar de los bebés.

  • Educación infantil temprana

    Desde su nacimiento todos los individuos tienen el derecho de crecer y desarrollarse de acuerdo a sus propias necesidades y habilidades. Los primeros años de la vida de un niño son cruciales para su desarrollo porque el cerebro se desarrolla más rápidamente que en cualquier otra fase de la vida. Los investigadores dicen que el 85 por ciento de las estructuras del cerebro están totalmente desarrolladas a la edad de tres años.

    Programas de educación

    Los programas de educación infantil temprana que abarcan el entorno social de los niños efectivamente fortalecen los lazos familiares, mejoran las habilidades sociales y conducen a una mejor situación nutricional. Numerosos estudios demuestran que los niños que reciben apoyo y estimulación durante sus primeros años tienen más éxito en la escuela y en el trabajo en su vida futura. Además, se pueden evitar muchas de las desventajas y obstáculos sociales si los niños reciben oportunidades de educación temprana. Sin embargo, hasta ahora se ha hecho muy poco. Mientras que tres de cada cuatro niños se benefician de la educación de la primera infancia en los países industrializados, en algunos países en desarrollo la proporción es sólo una de cada diez.

  • Educación básica

    La educación crea oportunidades. Los niños que asisten a la escuela tienen mejores perspectivas de encontrar un trabajo, están más concientes de los riesgos para la salud y pueden tomar decisiones sensatas respecto a sus vidas. Sin embargo, muchas personas en los países del Sur viven en extrema pobreza, obligando a los niños a ganar dinero para ayudar a mantener a sus familias. Como resultado, aproximadamente 57 millones de niños en todo el mundo no asisten a la escuela (Instituto de Estadísticas de la UNESCO).

    Con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la comunidad internacional ha establecido el propósito de que para el año 2015 todos los niños reciban al menos una educación básica completa y tanto las niñas como los niños puedan asistir a la escuela. Se han logrado avances tangibles en los últimos 10 años. Según el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos publicado por la UNESCO, la tasa de matriculación en el África subsahariana ha aumentado en un tercio, a pesar del crecimiento demográfico. La proporción de niñas en todo el mundo que no asisten a la escuela se ha reducido de 60 a 53 por ciento. Mientras que 42 millones de niños en el África subsahariana no fueron a la escuela en 1999, esta cifra había bajado a 31 millones de niños en 2010, según la UNESCO. Aunque el número de niños que no asisten a la escuela se ha mantenido sin aumentar durante años, persisten las desigualdades en la educación. Las niñas, los niños con discapacidades y los hijos e hijas de familias pobres de las regiones rurales siguen sufriendo desventajas. En las regiones rurales de Afganistán, por ejemplo, el 92% de las niñas no asisten a la escuela.

  • Formación profesional

    Una vida sin educación es una vida sin oportunidades para el futuro. Este refrán es válido en todas partes del mundo. En los países en desarrollo, a menudo los jóvenes no tienen acceso a programas de formación profesional. Incluso cuando éstos existen, muchos conceptos educativos no se adaptan a las vidas de estos jóvenes, principalmente porque se centran demasiado en el sector formal y no en los requisitos locales.

    De hecho, en los países en desarrollo el mercado de trabajo informal es una fuente de empleo más grande y mucho más prometedora para la mayoría de los jóvenes. La formación profesional que es relevante para los jóvenes, por lo tanto, incluye el aprendizaje y la mejora de las habilidades prácticas junto con el conocimiento teórico. El objetivo principal no es recibir un título oficial, sino más bien asegurar que los jóvenes puedan ganarse la vida. La educación vocacional está adaptada a las necesidades de las personas y las comunidades. Es socialmente relevante y orientado al mercado de trabajo. En este sentido, la formación profesional contribuye al desarrollo sostenible.

  • Habilidades para la vida y Derechos Humanos

    Cuando la mayoría de la gente piensa en la educación, tienden a centrarse en las oportunidades de carrera. Cualquiera que tenga la oportunidad de adquirir una buena educación hará algo de sí mismo en la vida. Pero la educación es mucho más que eso. El aprendizaje de habilidades para la vida mejora y promueve habilidades que permiten a las personas a moldear positivamente y con éxito sus propias vidas y tratar de manera constructiva las fases difíciles de la vida. La Organización Mundial de la Salud considera que las siguientes habilidades y aptitudes son esenciales: la autoconciencia, la empatía, el pensamiento creativo y crítico, la capacidad de tomar decisiones, la capacidad de resolver problemas, las habilidades de comunicación eficaces, las habilidades interpersonales, la capacidad de manejar las emociones y La capacidad de hacer frente al estrés. Estas habilidades pueden mejorarse dependiendo del énfasis del programa, el contexto local y las necesidades del grupo objetivo. Los programas de habilidades para la vida se caracterizan por métodos de enseñanza y aprendizaje altamente interactivos. Se utilizan en todo el mundo tanto en contextos educativos formales como no formales.

    Además, los niños y los jóvenes de los países en desarrollo necesitan conocer los Derechos Humanos y las habilidades y destrezas necesarias para defenderlos en sus países de origen y exigir que sean respetados por las instituciones del Estado. En nuestros proyectos hacemos campaña por una educación integral, inclusiva y de alta calidad que, además de la lectura escrita y la aritmética, transmita todas las demás habilidades esenciales de la vida - además del conocimiento de los Derechos del Niño - de una manera adaptada a la vida de los niños y promueve el desarrollo sostenible. Por ejemplo, los niños de las regiones rurales áridas deben tener conocimientos sobre el cultivo de las plantas y el almacenamiento de agua sobre la base del principio de sostenibilidad. Los niños en las regiones con una alta incidencia de VIH / SIDA deben ser educados acerca de los riesgos de infección y necesitan desarrollar la autoconfianza necesaria para lidiar con confianza en situaciones de riesgo. Y los niños en todas las regiones deben ser conscientes de sus derechos y facultados para exigirlos.

  • Promoción de iniciativas

    Trabajando en conjunto con nuestras organizaciones asociadas, promovemos iniciativas que apoyan el cuidado de los niños y educan a padres, maestros y voluntarios. Vinculamos los programas de aprendizaje con la seguridad alimentaria, la asistencia sanitaria, el desarrollo comunitario, ayudando a las personas a ayudarse a sí mismos, la educación en Derechos Humanos y las iniciativas para incluir a los niños desfavorecidos.

  • Campaña global por la educación

    La Campaña Mundial de Educación forma parte de la Campaña Mundial por la Educación, que fue fundada en 1999 por organizaciones de la sociedad civil en colaboración con asociaciones y sindicatos de profesores y que existe en más de 150 países. También somos un miembro activo.

    La Campaña Mundial por la Educación promueve el derecho de los niños a la educación. El principal objetivo aquí es asegurar que cada niño en el mundo reciba una educación gratuita y de alta calidad desde la primera infancia y siguiendo con una educación básica y secundaria. Esto apoya la consecución de los objetivos de Educación para Todos del Foro Mundial de la Educación de Dakar (2000), junto con los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2 y 3: ayudar a todos los niños de todo el mundo a recibir una educación básica de alta calidad y eliminar las desventajas de las niñas.

    La Campaña Mundial por la Educación, basada en actividades de lobby, campañas y eventos informativos, da a conocer el desastroso impacto social de una educación carente en los países en desarrollo y mantiene a los gobiernos en sus compromisos. Moviliza al público para que haga un llamamiento a los gobiernos y a la comunidad internacional para que mantengan su promesa de garantizar una educación básica gratuita y de alta calidad para todos. Con frecuencia este no es el caso. En Zambia, por ejemplo, sólo aproximadamente el 1,3% del producto interno bruto fluye a la educación. Como resultado, en las zonas rurales, cuatro de cada cinco niños no pueden asistir a la escuela. La calidad de la educación es deficiente y hay escasez de maestros bien formados. La UNESCO estima que se necesitan 1,9 millones de maestros en todo el mundo para proporcionar educación básica de alta calidad para todos.

    Nuestras demandas del gobierno alemán incluyen lo siguiente:

    • Proporcionar fondos para la educación de acuerdo con el enfoque del trabajo de cooperación al desarrollo de Alemania. Esto también debería implicar un aumento de la financiación del único fondo mundial para el financiamiento de la educación, la Alianza Global para la Educación (GPE), por lo menos con 50 millones de euros anuales, junto con una asignación de fondos correspondiente del propuesto impuesto sobre las transacciones financieras para la educación.

    • Priorizar la cooperación con los países en desarrollo que sufren la peor carencia en educación.

Nuestro objetivo: hacer realidad los Derechos del Niño

Nuestro objetivo: hacer realidad los Derechos del Niño

Cualquier intervención dirigida a un impacto positivo a largo plazo en la vida de los niños debe contribuir a la realización y salvaguarda de sus derechos.

Más información
Cómo ayudan nuestras campañas

Cómo ayudan nuestras campañas

Nuestras campañas de sensibilización educan al público en general y buscan impactar las condiciones económicas, sociales y políticas para mejorar la situación de los niños y jóvenes en los países en desarrollo.

Más información
La educación abre puertas

La educación abre puertas

Guatemala: Junto a nuestro socio local CEIPA en el suroeste, nos comprometemos por la defensa del derecho de los niños a la educación.

Más información